Guía para controlar el agua de la pecera 

Cada vez son más los seguidores de la acuariofilia, un mundo que motiva a las personas en la cría de peces y otros seres vivos dentro de un tanque. Son muchos los aspectos que debes de tener en cuenta en este proyecto y si eres principiante puedes comenzar por descubrir las mejores recomendaciones para tener en cuenta el agua de la pecera.

Hay acuarios de agua salada y caliente o fría, además de las aguas dulces caliente o fría. Es esta, la primera consideración para elegir el tipo de peces que se van a criar y con ello el tipo de agua.

Debemos asegurar las condiciones para que los peces y plantas se puedan reproducir, por lo que es necesario hacer el esfuerzo por lograr el medio que más se acerque al hábitat natural marino para que se reproduzcan y tengan un crecimiento sano.

En este sentido, las condiciones del agua deben ser óptimas, totalmente limpia y sin sustancias tóxicas que comprometan la salud de los peces. El agua al colocarse en el tanque debe ser tratada previamente con soluciones específicas que controlan el pH del agua de la pecera, los peces pueden vivir en aguas alcalina, en cambio les resulta complicado sobrevivir a las aguas ácidas.

Con este artículo te enseñamos de qué manera lograr estabilizar el agua que necesita la pecera y a utilizar los test y equipos que el mercado ofrece para medir la acidez del agua, el pH, los nitratos y los desechos que pueden contaminar el ambiente.

Parámetros del agua, una necesidad para las especies

Las especies del mar viven en aguas distintas, esto nos indica que la composición química de su hábitat varía, según el lugar donde conviven, de esta misma forma, los parámetros del agua de esos espacios es diferente, lo que deduce que el acuarista debe considerar esta valoración antes de decidir la instalación de su pecera.

Es inadmisible intentar adaptar a los peces y las plantas a un hábitat que no reconocen, lo más lógico es reconocer bien la especie y a partir de este reconocimiento hacer una medición para corregir los parámetros del agua, con esto se consigue adaptar el agua del tanque a los valores químicos que los seres vivos que estarán en el necesitan para vivir sanos.  

Lograr la corrección de estos parámetros  va depender del tipo de especies, pero, para cada caso existen tanto test como equipos que ayudan a la estabilización del agua.

En algunos casos, se pueden conseguir con especies delicadas, estas son las que les cuesta más adaptarse al ambiente nuevo y las que necesitan parámetros exactos en el agua de lo contrario sufrirían mucho, caso contrario son las resistentes que son aquellas que se pueden adaptar fácilmente incluso prósperas a un varios rangos químicos y condiciones.

Es importante tener el conocimiento de la forma de corregir los parámetros del agua de un acuario porque su desconocimiento podría afectar fuertemente en las especies. Los seres vivos del mar provenientes de aguas cálidas necesitarán de la instalación del calefactor para que su temperatura este alta.

Otra consideración importante es la sal marina para las especies de agua salada y las de agua dulce se les debe igualmente acondicionar sus parámetros.

La idea es que las mascotas acuáticas tengan las mejores condiciones para vivir, en un espacio confortable y próspero en un agua que se asemeje a su ambiente natural. Para ello debes entonces conocer los parámetros generales que se deben corregir en una pecera:

Conoce cómo controlar el pH

El pH, es el coeficiente que diagnostica la cantidad de acidez o basicidad del agua del acuario. Si el agua es neutra el pH que debe tener es = a 7.0, puede ser ácida con un rango <7.0 o básica con un valor de >7.0.

Especies marinas como los peces amazónicos podrían vivir en aguas ácidas que tengan un pH = 6.8, en cambio los africanos prefieren las aguas alcalinas y sobreviven en un pH=7.8, mientras que los peces marinos necesitan un pH que supere los 8.

Su medición se puede hacer a través de un test, con tiras reactivas o medidores electrónicos, estos medidores dan una calibración precisa. Los parámetros se corrigen para bajar el valor con aditivos líquidos que son especiales para acuarios, se puede también con una turba granulada que se coloca en la parte interna del filtro con el fin de liberar tanino al agua y acidificarla.

Oras forma es con troncos naturales, puede usarse una de madera mopani o manglar. Otra idea para bajar el pH es colocando CO2, no altera el metabolismo de las plantas y mantiene el pH del agua ácido en 6.7.

Para subir el pH, se puede usar aditivos líquidos que alza el pH con la dosis necesaria o usar sales con KH, utilizar rocas calcáreas en la decoración o en el interior del filtro también corrige.

Conoce cómo controlar el GH

La dureza general o GH, es el parámetro que da el valor de los electrolitos en el agua, estos niveles se relacionan directamente con la electroconductividad y su desequilibrio puede impactar en la capacidad de ósmosis. Para medirse se hace mediante tiras o líquidos reactivos o con test también se pueden hacer con sensores electrónicos:

Corregir los parámetros de GH en el agua del acuario es posible con materiales filtrantes como la resina catiónica o utilizar la turba granulada. Con la resina se absorben las sales del agua. La forma más eficaz es utilizar filtros de osmosis inversa, aunque es uno de los más costosos.

Conoce cómo controlar el Kh

El Kh o la dureza temporal, alcalinidad o dureza de carbonatos presentes en el agua es muy común en aguas saladas, su inestabilidad producirá problemas en la formación de los corales ya que necesitan del bicarbonato que  luego es convertido en carbonato y finalmente en el carbonato de calcio que necesitan los corales para sus huesos.

Se debe tener en cuenta cuánto bicarbonato requieren los corales para su formación, se puede medir a través de un test de alcalinidad (KH) que se encuentran en el mercado en formatos de tiras o líquidos, es un valor que se tiene que considerar no pasar por alto ya que si es bajo los 8 niveles del pH presentarán problemas.

Se corrige mediante un Buffer de KH especial para acuarios, tienen una presentación en líquido o polvo que se puede disolver fácilmente en el agua

Usa todos los parámetros para controlar el agua en la pecera

El dióxido de carbono (CO2), un gas que es necesario para la reproducción  el metabolismo de las plantas acuáticas, este parámetro es emitido mediante la respiración de los animales o se puede colocar a traves de manera artificial con la incorporación de los acuarios plantados. Es importante su medición en agua dulce y si le instalas plantas naturales.

Los nitratos (NO3), estos son compuestos que son nitrogenados que son producidos después de culminar en ciclo del nitrógeno, en acuarios de agua dulce los nitratos los consumen sus plantas y en acuarios marinos lo consumen los organismos filtradores. Su acumulación puede ser tóxica para las especies del tanque.

Es posible corregirlo con plantas naturales en el acuario de agua dulce y en el caso del agua salada las rocas vivas ayudan mucho. Se puede utilizar materiales filtrantes que vienen en materia orgánica o se disponen en los filtros skimmer.

Los nitritos (NO2), se llega a producir por bacterias del acuario, se puede medir a través de un test que vienen en presentación líquida o en polvo. Se puede corregir mediante aditivos neutralizadores de nitritos o realizando cambios diarios de un 10% semanal. Se  puede asegurar con un control del ciclo del nitrógeno que indique que esté sano.

Colocar bacterias líquidas también puede corregir, con ello materiales filtrantes biológicos, plantas naturales, sustratos, el mantenimiento de los excesos de las comidas con un skimmer o manualmente. Aunque se ha de tener cuidado ya que algunas bacterias pueden hacer turbia el agua de tu acuario.

Elige el mejor sistema de filtrado

Acuario, Peces, Peces Ornamentales

Un sistema de filtrado, es una pieza importante para el acuario, con los filtros se logran mantener un ecosistema marino limpio y sano para los seres que habitan el acuario, sin este equipo para filtrar el agua es imposible que los peces sobrevivan.

La buena noticia es que el mercado ofrece varias opciones a los acuaristas para escoger, sin embargo, ante esta variedad de sistema de filtración la labor de elegir el mejor puede llegar a ser desalentadora  y tiende a confundir a los seguidores.

Se consiguen sistemas de filtración  internos y externos, la elección está a tu decisión, tomando en cuenta el tamaño del acuario. En los acuarios pequeños generalmente se recomiendan los internos y en los grandes los filtros externos.

Tipos de filtrados para la peceras

Como mencionamos los filtros para los acuarios pueden ser internos o externos, en cada tipo existen características específicas de trabajo que parten desde su función principal que es purificar el agua.  

La forma de conseguir la función del filtro es; biológica, química o mecánica, cada uno con características diferentes y que hace que la estructura del equipo varíe. Según el que decidas podrás conseguir que los peces y sus acompañantes se adapten al acuario.

Filtrado Mecánico

El sistema de filtración mecánica, es uno de los procesos con el que los filtros eliminan restos de alimentos y medicinas que se quedan en el acuario, hace que el agua del tanque pueda pasar por una esponja o espuma para atrapar los restos que ensucian el acuario y que lo pueden contaminar. En el caso de la espuma, se tiene que sustituir regularmente para que se logre el proceso.

Filtrado Químico

El sistema de filtración química, es otro de los procesos que pueden evitar contaminaciones en las aguas de las peceras. Se trata de disolver un carbón activado en el agua para eliminar los residuos que atentan con el ecosistema sano de la pecera.

Este carbón activado es poroso y cuando se coloca  en el agua se logra diluir con facilidad. Con este proceso se puede eliminar los malos olores y el amoniaco del agua del acuario, además es una de las más sencilla para aplicar y muy eficiente.

Filtrado Biológico

El sistema para filtrar  biológico, es un proceso que ayuda  a que las toxinas y productos químicos que llegan en el agua se eliminen. Este método aporta beneficios para el cultivo de bacterias que son beneficiosas para el acuario que se conforman para posteriormente conservar el ciclo del nitrógeno.

¿Qué es el ciclado?

El ciclado, es un proceso en el acuario que se realiza para madurar el filtro y de esta forma se cumpla una filtración biológica. En el caso de que este tipo de filtración no llegará a madurar después de algunas semanas los peces del acuario comienzan a morir. La función del filtro no sería la misma sin el ciclado.

Filtros que puedes instalar

Característica de un filtro Interno

No es nada difícil deducir la ubicación de estos equipos, los filtros de esta gama se localizan en la parte interna de la pecera. Suelen ser de tamaño mediano y pequeños, por lo que se recomiendan para acuarios pequeños o como un auxiliar para un acuario grande, la mayoría de sus modelos producen burbujas de aire que ayuda con el oxígeno del acuario y a los peces les satisface.

Característica de un filtro de cascada o de mochila

Los filtros para acuarios de cascada o también mencionados como mochila, son de la gama de equipos para purificar el agua que se ubican externamente es uno de los más demandados por lo sencillo de su funcionamiento y montaje, así como su eficiencia a la hora de limpiar los espacios.

Grandes marcas han desarrollados muchos modelos de este tipo con especificaciones y características que han evolucionado por su demanda para optimizar sus funciones, sin embargo, tienen una desventaja que debes conocer si es tu elección, de ocurrir un corte eléctrico, deberás cebar el filtro cascada para ponerlo en marcha una vez que tengas electricidad.

No obstante, las compañías se han preocupado por este particular que ya el mercado tiene equipos con tecnologías que te ayudan a resolver esos inconvenientes y se ceban automáticamente y también hay modelos que tienen skimmer.

Característica de un filtro externo

Los filtros externos, son una elección perfecta para los acuarios con una capacidad de más de 100 litros, la función de estos equipos son de sencilla función y ayudan en gran medida en la purificación del agua de los acuarios.

Generalmente los filtros exteriores se disponen de una cesta o caja que en su interior se realizan el sistema de filtración del agua, es comunicada al tanque externo a través de una manguera que se encuentra en el interior del acuario y después de ese recorrido por los materiales que filtran es devuelta al acuario por una manguera de salida.

Una de las principales ventajas es que luce a la perfección y no afea al acuario y permite una filtración mecánica y biológica.

Vida a la pecera con el mantenimiento adecuado del filtro

La recomendación principal es que se limpie el filtro una vez al mes, pero si notas una baja función puede ser que esté sucio y sea necesario una limpieza, otra regla general es la cantidad de peces, si son menos, esto indica que ensucian menos el tanque, así que, si tu acuario tendrá más peces requerirá de limpieza más frecuentes.  

Conoce la técnica básica para el mantenimiento del filtro de acuario:

  • Desconecta el filtro de la corriente eléctrica y lo retiras de la pecera.
  • Dispón de una cubeta para la limpieza del filtro y así evitas desastre del agua.
  • La esponja del sistema de filtrado mecánico es una de las que más se ensucia, en ella se alojan residuos o desechos que pueden interrumpir el flujo del agua. Puedes retirarla y lavarla en agua limpia sin cloro.    
  • Es importante que solo se elimine los desechos sin usar detergentes, jabón o químicos que eliminen las bacterias que benefician el ecosistema marítimo, antes de colocarla nuevamente la esponja en el filtro se tiene que limpiar el recipiente donde va el filtro porque también se alojan algas.
  • Si se ha lavado varias veces la esponja se debe observar el estado y si es necesario reemplazarla.  
  • Si el filtro utiliza carbón activado debe tenerse a la mano una caja para cargarlo cuando se observa turbidez en el agua o mal olor.
  • Los filtros de tres etapas usan unas bolas de cerámica donde son asentadas las bacterias, estas no se deben limpiar para no perder las bacterias que benefician al acuario. Con aclararlas un poco, es suficiente.

La importancia del oxígeno de la pecera

En una pecera el oxígeno es un factor determinante para las vidas que allí habitan, en este punto entran las plantas y los peces que requieren de un proceso donde se deben oxidar las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono.

Este proceso permite que la descomposición de las proteínas, grasas y los hidratos de carbono creen una constante liberación de energía que atenten con las funciones vitales de los seres. Por ello, es necesario tener el control del nivel de oxígeno en el tanque.

Las bacterias aeróbicas que se encuentran en el acuario son beneficiosas para el ecosistema marino se deben también conservar, estas provienen de los detritos, que son el resultado de alimentos que los peces no se comen, los excrementos y algas y en otro caso los peces muertos.

La transformación de estas bacterias consumen también el oxígeno del acuario, tanto como los peces, de allí la necesidad de la oxigenación del agua de la pecera.

Control del oxígeno y temperatura en el tanque

Uno de los principales elementos que intervienen en la concentración del oxígeno en el agua de las peceras es la temperatura, entre el oxígeno y la temperatura hay una recíproca proporción que es conocida, a mayor temperatura la concentración del oxígeno en la agua es menos, esto se debe a la temperaturas altas y por consiguiente en este punto el gas disminuye y se desprende con facilidad.

Otra causa que afecta en esta relación es la iluminación, este proceso es determinante para la fotosíntesis que realizan las plantas y en el proceso de desintegración de sustancias orgánicas que necesitan las bacterias aeróbicas que benefician el acuario.

Temperatura en la pecera

Una de las variantes que no se den de descuidar en un acuario es la temperatura, esta varía según el tipo de peces que se colocan en un acuario:

En los peces tropicales, su belleza es una de las especies que más prefieren porque son coloridos. Un acuario para estos peces debe tener una temperatura de 21 a los 29 grados centígrados, aunque hay expertos que llegan a colocaros entre 24 y 25 grados.

Para los peces Goldfish y Kois, estas especies son de agua fría se pueden desplegar en una temperatura entre 15 y 18 grados centígrados, si la temperatura baja a 10 grados se infrautilizan y si se acerca a los 5 grados centígrados podrían morir.

En el caso de los peces Diskos, son provenientes de las aguas calientes de amazonia, por lo que necesita un agua con una temperatura próxima a los 28 grados centígrados.

Uso del termómetro en la pecera

El termómetro, es el equipo que se necesita para controlar la temperatura del agua en un tanque, antes de controlar esta temperatura se deben de conocer los parámetros que aceptan las especies que se encuentran en el acuario.

El mercado ofrece dos tipos de termómetros:

El termómetro de cristal, con un funcionamiento similar a los convencionales que se usan para medir la temperatura de la casa, se ofrece flotantes para colgar desde la parte arriba del tanque y se introduce la aguja.  

Un termómetro más moderno es el que se pega en la parte externa del acuario, dispone de unos cristales en líquido que reaccionan cuando entran en contacto con la temperatura.

Uso del calentador y termostato

El agua del acuario necesita estar equilibrado desde los parámetros hasta la temperatura, por ello el calentador es uno de los equipos necesarios para lograr las condiciones térmicas del agua.  

Los calentadores, son equipos que se necesitan para conseguir un sano hábitat acuático en el agua del acuario y así las especies cuenten con una temperatura óptima para ellos.

La función de los calentadores es lograr que no coexistan oscilaciones de temperatura en el agua y evitar enfermedades en las especies o muertes en los peces o plantas. Su funcionalidad principal es mantener la temperatura.  

El termostato, es un equipo que se usa para poder encender o apagar de manera automática otro dispositivo en función de la temperatura. Los termostatos para acuarios, son usados en alterno con los calentadores para que en el momento en el que la temperatura desciende o para apagarlo.

Por ello es común en el mundo de a acuariofilia conseguir un equipo calentador con un termostato incorporado y se conocen como termocalentador. Tienen un mecanismo para ajustar por medio de un control la temperatura adecuada.

Cuáles son los tipos de calentadores

Calentador interno; son del tipo de calentadores más baratos en el mercado y son ubicados dentro del acuario en la parte más baja del agua, estos equipos cuentan con un recipiente de acero, titanio o cristal en forma cilíndrica.

En esta gama se encuentran los calentadores de inmersión que se usan generalmente en tanques abiertos y los calentadores sumergibles son flexibles y muy cómodos a la hora de instalarlos se colocan debajo con el sustrato, son de los calentadores con su termostato interno.

Calentador de fondo; son los tipos que se colocan en el fondo de la pecera. No cuenta con su termostato. Ideales para la instalación de un acuario plantado y en los acuarios de agua dulce.

Calentador externo, son los que se conectan a una manguera de salida del filtro. Es un tipo muy moderno y por ello no ocupa espacio en el acuario, no ocupan espacio y es una ventaja muy atractiva.  Ofrece al acuario un calentamiento uniforme en la distribución de calor en el agua.

¿Qué son los enfriadores?

Lograr una temperatura fría en el agua de la pecera del acuario es posible con los enfriadores, con calor o frío el agua de los tanques debe ofrecer a sus habitantes la temperatura apta para vivir.  

Estos equipos pueden conservar las temperaturas para los peces, igual que en otros equipos debes conocer la cantidad de peces que estarán en la pecera. Si aumenta el número de peces se genera más calor en el tanque, entonces será necesario un enfriados más grande.  

Otra consideración a valorar es el tamaño de la pecera, un tanque grande necesita un enfriado con mayor potencia y un tanque pequeño puede usar un enfriador pequeño.